Autoindagación e indagación

Cuando Ramana observó el propio miedo a la muerte, su temor asociado a la atención de ese evento se desvaneció, dejando limpia la fuerza atenta de existir como un continuo que se reconoce espontáneamente en sí mismo.

Cuando autoindagues correctamente tu mente advertirás un inmenso vacío interior, pero cuando autoindagues correctamente el vacío interior, advertirás que tu mundo interior nuevamente se transforma y que el perceptor atento no se diferencia y se diluye en la inmensidad vacua que lo cubre. Cuando autoindagues correctamente la inmensidad vacua no-diferenciada esta se trasformará y serás testigo de ser el Atman, un ilimitado perceptor no-diferente que conoce ahora el universo entero.

De forma simétrica, cuando indagues correctamente el mundo externo, tu mente se depositará enteramente en los objetos externos. La ausencia de ti mismo como perceptor lleva a la mente a vaciarse de «yo». Pero cuando la mente atentamente se mantenga diluida en los objetos e indague correctamente el mundo, entonces se advertirá un universo donde el perceptor atento no se diferenciará del despliegue sensorio de lo conocido. Finalmente, cuando la mente indague el universo no-dual que se despliega ante los sentidos, se evidenciará entonces el Atman, un ilimitado perceptor no-diferente que conoce ahora el universo entero.

Tags

top

X