Todo pensamiento puede finalmente diluirse

Estudiante: ¿Sobre qué decidimos en cada acción de la vida cotidiana?

Sesha: Finalmente no decidimos; nuestros condicionamientos físicos y psicológicos se convierten en la fuerza que arrastra las reacciones humanas. Lo que llamamos hábitos y condicionamientos no son más que refuerzos que hora tras hora y vida tras vida hemos forjado.

Estudiante: Si no poseemos control sobre la mente, ¿no la podemos entrenar para que juegue a nuestro favor?

Sesha: La mente no juega ni a favor ni en contra de nadie. La mente es tan solo un órgano de percepción como lo es un ojo o el tacto. A diferencia de los restantes sentidos, posee un protocolo de funcionamiento basado en respuestas sobre hábitos; según la alimentes con pensamientos, así responde.

Estudiante: ¿Y qué hacer con los pensamientos que por hábito se tornan pegajosos y desagradables, pues pese a observarlos regresan haciendo mella?

Sesha: Debes inicialmente no alimentarlos trayéndolos una y otra vez a la esfera presencial. Aprende a detectarlos en el mismo instante en que nacen; notarás entonces que podrás convertirlos en objetos de percepción sin identificarte con ellos. Finalmente, después de desaparecidos, sigue con la rutina que el presente te trae.

Estudiante: ¿Es posible que un pensamiento no se disuelva, como por ejemplo el miedo? En este caso, ¿la práctica no está bien realizada?

Sesha: Todo pensamiento puede finalmente diluirse, deshacerse. Sin embargo, cuando un hábito está muy establecido suele ser muy difícil encontrar la manera de enfrentarlo para que se desvanezca.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top