La validez de lo conocido

Los innumerables contenidos que pueden ser potencialmente conocidos en el mundo interior o exterior1, pueden interpretarse cognitivamente a la luz de cánones definidos. Sin embargo, las reglas gracias a las cuales puede comprobarse la validez de lo conocido varían dependiendo de la modalidad del estado de conciencia que se encuentre activo. Dependiendo de las reglas a través de las cuales se validan los contenidos existentes en uno de los cinco posibles estados de conciencia, la realidad de lo conocido llega a ser válida; pero la interpretación correcta de un evento puede no cobrar los mismos visos de realidad en los otros restantes cuatro estados de conciencia.

Así, entonces, se conforman mundos con diferentes interpretaciones de realidad de los contenidos allí experimentados respecto a los restantes cuatro estados de conciencia. Las conclusiones de los contenidos experimentados, respecto a los mismos eventos en otro estado de conciencia, pueden ser completamente divergentes, pero a la vez cada uno en su propio estado puede ser completamente válido. Cada uno de los cinco estados de conciencia y todo lo que en ella fluye son totalmente reales. Los cinco estados posibles de conocimiento que poseen reglas independientes de cognición son: Sueño, Pensamiento, Observación, Concentración y Meditación.

Nota por ejemplo como, mientras duermes, la apreciación moral puede ser completamente antagónica a la que mantienes en vigilia. De igual manera, la atracción gravitatoria que opera en los cuerpos con masa puede en sueños ser voluntariamente obviada, creando una realidad vivaz imposible de realizar en el estado de vigilia.

1“Interior” o “exterior”, respecto a la frontera impuesta por los cinco órganos de los sentidos.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top