La comprensión metafísica no es racional

Durante años, a través de mis innumerables viajes por diversos países, he escuchado la interpretación que estudiantes realmente interesados hacen de enseñanzas de Ramanamaharshi, tales como: “Indague la mente con la frase: quién soy yo”. Esta simple frase de un maestro calificado lleva a múltiples acepciones interpretativas. Cada quien busca en su propia base de datos mental los elementos que en conjunción den sentido al ejemplo leído.

Evidentemente, la gran mayoría de estudiantes convierte la afirmación en un elemento reflexivo que, en vez de aportar claridad metafísica, otorga confusión y manoseo racional.

Otra típica frase del vasto repertorio hindú es: “Yo soy Brahman”. Dicha afirmación implica una relación directa de realidad y divinidad entre quien hace la afirmación y la Realidad Absoluta. Sin embargo, la comprensión que deriva de la reflexión del ejemplo citado lleva en la casi totalidad de las personas a una condición netamente racional. La comprensión que buscamos para la vivencia de lo metafísico no es racional. Buscamos un tipo de comprensión que no es necesario encontrar y que, finalmente, se comprende a sí misma.

Este aparente parafraseo de no-búsqueda y de espontáneo conocimiento de lo metafísico requiere de una forma de análisis mental muy lejana al cotidiano análisis dialéctico que esgrimimos para validar nuestra percepción.

Se requiere de educar la mente con la incansable atención presencial para que se desarrolle una nueva instancia que permita una comprensión metafísica estable.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top