La aproximación hacia el mundo del misticismo

Asistente: ¿Hay algún maestro o método que nos aproxime hacia el mundo del misticismo o al rapto místico?

Sesha: De igual manera que, por ejemplo, un naturalista se siente más cómodo y relajado cerca del mar y de los animales que estudia, o que un alpinista se siente más a gusto entre las montañas nevadas que en una urbe superpoblada, asimismo hay una especie de “tipología” en los devotos que les lleva a escoger la vía para la entrega mística. Hay quienes, por ejemplo, encuentran a una persona que ya ha tenido la Visión de Dios, lo que en Oriente llaman “guru”.

Un guru es una persona versada en los libros sagrados y que ha tenido la visión de Dios. Esa persona entra en una especie de sintonía con el alumno, igual que le ocurre al alpinista con las cumbres o al biólogo con las ballenas. Y, de manera natural, se crea un nexo de confianza, de interacción y de entrega.

Esto sucede de manera espontánea, no se decide a quién escoger, el corazón es quien determina, no la mente. Y cuando el corazón define, entonces la necesidad mutua atrapa a maestro y discípulo. Dicho nexo lleva a una entrega sin fin, que puede ser tanto a un guru como a la naturaleza o a una montaña, al viento o a la Conciencia misma.

Pero cada quién, a tenor de su propia naturaleza, suele poseer un medio de entrega más adecuado que le permite soltarse “de sí mismo”, de su voluntad y, por decirlo de alguna manera, deslizarse y diluirse en Aquello en Lo que puede confiar.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top