Desalojar al yo que acompaña toda acción

Asistente: Me da la impresión de que antes de vivir la ausencia de apropiación hay que afianzar la apropiación misma. Los psicólogos dicen que trascender el yo solo es posible desde un yo fuerte.

Sesha: Solemos ser esquemáticos y rígidos en nuestras opiniones. Asumimos que nuestras experiencias crean senderos cada vez más definidos. Sin embargo, no dudar no es una actitud mental que se desarrolle en forma de hábito. No existe un camino hacia la no fluctuación de la mente. Mientras haya duda hay quien duda. Asociado a la duda siempre hay un yo. El verdadero problema no es evitar la duda sino desalojar al yo que acompaña toda acción.

Evidentemente, una persona madura tiene mayor capacidad decisoria sobre sí misma y su entorno. Las certezas de dicha persona madura son un abanico que se debate en múltiples mundos. No todas ellas implican ausencia de duda, sino habitualidad de respuesta, ausencia de dudas al enfrentar el mundo. Alguien convencido mentalmente de su propia valía no duda ante sus decisiones, pero él mismo está inmerso en su propia satisfacción y seguridad, allí sigue alojado el yo. Hablo de posibilitar una respuesta presencial tan natural que no requieres pensar ni dudar para lograrla, tal como funcionan el corazón o los músculos, que reaccionan al momento presente sin crear disconformidad entre una y otra función. Nuestra reacción psicológica puede fluir de tal manera que la mente se haga presente pero el sentido egoico inmanente en ella se desvanezca. Ello es no dudar.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top