Así es la vida, no es más que eso

Si a un problema, después de que le hincas el diente durante un par de minutos o un par de horas, no le das salida, ¿qué es lo más lógico? ¡Date un tiempo!; sigue viviendo. Existe una multitud de percepciones alrededor de tu vida que merecen también ser conocidas: tu familia, tus hijos, tus libros, la televisión, inclusive están tus investigaciones y tus recuerdos… ¡Otórgale un espacio de reflexión a cada cosa!

Esto es lo que hace una mente equilibrada. Así, en vez de ahogarte en el lodo que produce no poder solucionar algo, y teniendo un tiempo y habiéndote dado un descanso, permítele a la mente reflexionar otra vez sobre la problemática que hay. Si ves que nuevamente, después de un tiempo lo suficientemente válido para hacerlo, no hay respuesta ni solución, entonces ¡sigue viviendo! Ya habrá otro momento para seguir buscando una solución.

Lo que no es correcto es que conviertas una única problemática en la razón de tu vida, porque en ningún círculo vicioso de desesperación podrás encontrar solución a cualquiera de tus obsesiones.

Entonces, con respecto a cualquier problemática, haz lo que sueles hacer con las demás cosas de la vida: tómalas, aprende de ellas y sigue con la vida. La vida sigue y seguirá andando. Otorga un tiempo a las cosas; aprende que las cosas nacen y mueren; déjalas nacer y déjalas morir. Deja que tu problemática nazca y que también muera. Pero eso sí: mientras se dé la opción de enfrascarte en la solución de cualquiera de tus dilemas, dirige todo tu esfuerzo, tu atención e inteligencia para solucionarlos. Sé respetuoso con la problemática del instante; no la invadas con nada adicional, y así podrás ofrecer lo que eres a su solución. Cuando pase el instante de haberte entregado y notar que no puedes con ello, entonces ¡suéltalo!; sigue con la vida; recréate con otros instantes y deja que la vida siga su transcurrir.

Imagina que estuvieses invadido de la necesidad de ir al baño a toda hora; ¡¿qué vida sería esa?!, ¿no te parece horroroso? Te subes al coche y dices: ¿dónde habrá un servicio? Vas por la autopista buscando dónde hay servicios; todo lo ocuparía esa búsqueda: servicios, servicios, servicios,… Si lo que haces es convertir tu vida en comida, entonces tu vida se convierte igualmente en un suplicio; así, pues, no conviertas tu vida en el suplicio de tu problemática mental.

Dale un espacio a cada cosa, porque la vida sigue independientemente de todo lo demás. Y si un día llega la muerte, obsérvala, pero no la mires con miedo, mírala a los ojos…, no tengas miedo a morir, como no debes tener miedo por vivir. Así, no temas a los problemas: enfréntalos, toma las decisiones que debas tomar, y si te equivocas, ¡ve para atrás, y empieza de nuevo! ¿Y si hiciste daño?, pues ¡pide perdón! Excúsate… y sigue adelante… Así es la vida, no es más que eso.

Tags

2 comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top